Blindan playas del Caribe mexicano

-La Redacción-

Playa del Carmen, Quintana Roo.- Una “barrera de protección” de 24 kilómetros, comenzó a ser colocada frente a las zonas más críticas de arribo del sargazo y permanecerá durante las próximas semanas, con el propósito de frenar la llegada masiva de la macroalga a las costas del Caribe mexicano. En algunos puntos de Quintana Roo, la mancha de sargazo cubre hasta 80 metros mar adentro, con una altura de hasta dos metros.

Alfredo Arellano Guillermo, responsable de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo, en rueda de prensa, explicó que en su primera etapa, se han comenzado a fijar las barreras marinas en Playa del Carmen pero estas protecciones llegarán también a Mahahual, Tulum, Puerto Morelos y Akumal.

“La instalación de barreras (anillos) de contención en altamar será la opción para blindar las costas de Quintana Roo y enfrentar así el recale de sargazo que arribará en los próximos meses” , señaló Arellano Guillermo.

La empresa Grupo Ar.Co, que representa a la Comercializadora Chaktumen, será la responsable de la difícil labor de mantener las aguas limpias y no permitir que el sargazo se acumule en las barreras y penetre en las playas donde disfrutan los turistas.

Por su parte, Enrique Reséndiz Gallardo, director de operaciones de Grupo Ar.Co, definió que en la etapa inicial (primer anillo) se harán barridos mecánicos en la zona de playa y costa, para lo cual se utilizarán equipos Vacuum Vactor de presión (aspiradoras gigantes) para succionar el sargazo.

En la segunda etapa, precisó, se extenderán las barreras y se instalarán a 300 metros de la playa. La tercera etapa comprende la succión y remoción, desde donde se conducirá al alga hacia los camiones, con capacidad para 200 toneladas, que la transportarán a las áreas de descarga. La disposición final del alga será el relleno sanitario del municipio de Solidaridad. Ante ello, se anunció que hay empresas interesadas en aprovechar al alga para industrializarla.

CONTAMINACIÓN DEL SARGAZO

El sargazo es una macroalga marina, café o parda, que flota en el océano. Sandra Laso, responsable del programa de Agricultura y Alimentación de Greenpeace, determina que una vez que el sargazo llega a las costas y se comienza a almacenar en las playas, se produce la descomposición de la materia orgánica. Además del olor fétido, la putrefacción de las algas genera lixiviados, ácido sulfúrico y arsénico que puede contaminar los suelos y los ecosistemas.

“Cuando las algas están en suspensión hacen que el agua esté turbia e impiden la fotosíntesis de otras especies de algas y pastos marinos. El sargazo acaba con el oxígeno en la región y hace que otras especies de algas y acuáticas también mueran”, sostiene la especialista.